miércoles

MODERNIDAD


No tengo cuenta en ninguna red social. Mi teléfono móvil es un infalible Alcatel de teclado cuya aplicación más novedosa es la alarma. No llevo tatuajes ni pendientes ni piercings y me visto -no soporto ir de tiendas- con la ropa que me compran mi amiga o mi madre. Una vez intenté bajarme música de Internet y fui incapaz de entender el procedimiento (tampoco puse mucho interés, la verdad). Con todos estos datos, se diría que moderno moderno no soy (lo cual tampoco sería cosa mala), pero hay que saber que no por estar a la moda se es moderno: se es moderno cuando la moda no te preocupa en absoluto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario