jueves

THE BOOKSMOVIE


Descubro la página The Booksmovie y pienso en enviar unos poemas grabados a su inventor y responsable. Estoy a punto de hacerlo, me ilusiona mucho la idea, incluso tengo una erección espontánea. Pero, de pronto, me pongo en el lugar de ese buen hombre y me pregunto: ¿A cuántos poetas y seudopoetas tendrá que soportar a diario? ¿No estará hasta el moño de tanta vanidad, de tanta ridiculez, como lo estaría yo? Y concluyo: ¿Me haría más feliz llevar ahí mi garganta? ¿Lo necesito? 


No hay comentarios:

Publicar un comentario