Mostrando entradas con la etiqueta Aforismos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Aforismos. Mostrar todas las entradas

viernes

DOS AFORISMOS


Siglo XXI, televisión por cable, Internet, teléfonos móviles hasta en la sopa. Qué contraste seguir despertando al alba con el asombro primigenio del neandertal que sale de su cueva y ve clarear el cielo tras un mes de lluvias.

La susceptibilidad es la derrota de la sensibilidad. 


lunes

MUJERES DE ESCRITORES


Las hay con vocación de viuda literaria. Pero lo más curioso es que los haya con vocación por ellas. ¿Qué ternuras les dirán al oído: "tu luto es mi loto"?

El escritor que sólo se enamora de escritoras es más vanidoso que ningún otro: sólo puede enamorarse de sí mismo, de su propio reflejo en ellas.

No es un verdadero poeta si no teniendo novia tampoco tiene zurraspas de vez en cuando.

Escritor talludito, mediocre, pero con estudiada pose interesante, incapaz de conquistar a una mujer hecha y derecha buscó en la facultad de Filología.

Si al leerle tus poemas suele interrumpirte, porque tiene colada o plantas que regar, no te quepa duda: es el amor de tu vida.

domingo

DESTINO



El destino es como un libro abierto al azar. Muchas veces sorprendente, tantas otras previsible.

*

Si fuéramos dueños absolutos de nuestro destino, no habría tantos cementerios.

*

Hizo planes de escritor realista, pero la vida los mandó al garete. Es romántico por decreto.



jueves

NIÑOS


Para el niño que fuimos no somos más que un escondite cada día mejor.


Los niños tienen la inocencia de decir lo que piensan. Los adultos, la de callárselo. 

domingo

AFORISMO


Valorar la calidad de una persona según su inteligencia no es más inteligente que valorarla según su color de pelo.


viernes

NUEVE AFORISMOS


Mi perro, mi mejor amigo, me vende por una miga de pan.

Llegaremos muy lejos si conseguimos llegar a estar aquí y ahora.

¡Cuidado! Fina es la línea que separa, en el poema, el humor de la graciosería.

Si te tomas las cosas muy en serio, quizá es que las cosas te estén tomando a broma.

El estanque del Parque de Ferrera / es un endecasílabo melódico.

Algunos culturalistas cumplen el mismo perfil que el de los culturistas. Aprovechan para lucir músculo en cuanto se les presenta la ocasión.

Leer también puede entontecer.

La prudencia no es virtud sino en los que tienen valentía.

Si habláis con José Cereijo, llevad siempre una libretilla, que no apunta los aforismos que dice. Va uno de ellos: "Yo no creo en la inspiración, pero a la inspiración le da igual lo que yo crea".

jueves

ALGÚN AFORISMO Y VARIAS TONTERÍAS


¿Pensamiento y verdad? Con frecuencia, el pensamiento pensamiente.

Mostré mi poema al poeta lírico. Le pareció muy prosaico. Después se lo mostré al poeta prosaico. Le pareció muy lírico. Esto es demasié, pensé. ¿Será que el poema exacto es éste?

La gloria literaria es de silicona.

Escribir es inútil, sí. Casi tan inútil como no escribir.

Vayas donde vayas, nunca sales de tu habitación. Pero ten un poco de decoro.

Me pongo al timón del poema, pero no decido su rumbo. Por algo soy su capitán.

Tú sabes que estás en el mundo. Yo sé que el mundo está en ti.

El aforismo anterior bien podría firmarlo cualquier monaguillo de Antonio Porchia. (¿No tenía cara de cura este maestro?)

No te extrañe que un envidioso quiera darte envidia. Así intenta deshacerse de la envidia que siente.

Si te aplicas al amor, el odio te acaba dando pereza.

Internet también es un mago que se saca muchas palomas de la manga. Y no es problema suyo que la gente se ponga a ver buitres donde hay palomas.

Con la llegada del buen tiempo, por la calle se ven mujeres que en invierno no existían.

Todo está en su sitio. Mientras echo una mariposa blanca en el café, ante mi ventana vuela una cucharilla de azúcar.


COSAS SUELTAS


Mi canasto de frases: mi cuaderno de fresas.


*


Lo peor de todo es no caer en la cuenta de lo mejor.


*


Sólo un valiente reconoce tener miedo.


*



Rey de mi corona y presidente de mi república.

*

Toma un libro de historia.
Tacha los nombres propios
y escribe el tuyo encima.
Verás qué gracia te hace.

*

Entre escribir el día o serlo
elijo
ser el día que se escribe a sí mismo.

*

De sol a sol,
mera ilusión.

*

Es un poeta que al poema -si el viento sopla un verso como una orden- le dice: “escríbeme tú a mí, que soy un poco perezoso, un poco idiota, un poco triste”. Y va el pequeño miserable del poema y coge raudo el bolígrafo y la libreta.

*

El ingenio y el espíritu
unidos
jamás serán vencidos.

*

Eso que todos llaman el vacío,
eso que tantos llenan de palabras,
eso
es lo que te llena plenamente.

*

Lo complicado y lo sencillo, viejos amigos, cantan, borrachos, en la cena de antiguos alumnos del poema.

*

Un auditorio lleno atiende al recitado de un actor que es el mismo espectador sentado en todas las butacas.

*

Negarse a provocar las lágrimas en el lector de buena fe con la cebolla del poema que relata sucesos trágicos.

*

Versos bromistas, formales

(Vuélvase al célebre a la par que desconocido poema Tiene que haber de todo e incrústese ese verso donde se estime conveniente)

*

Hacer memoria
en el olvido
me sabe a gloria.

*

La armonía es así;
tú me das tu gran no,
yo te doy mi gran sí.

*

Una elegía por haber querido componer una elegía tras la muerte de un ser querido y no poder componer más que una elegía por haber querido componer una elegía tras la muerte de un ser querido y no poder.

*

Orgullo y vergüenza
de ser hombre.
Orgullo de mi vergüenza
y vergüenza de mi orgullo.

*

En la plaza de la emoción.

*

Viendo la tele, la palabra poética es explosiva, rica, elegante, famosa que no vende su vida privada -de qué-, sino que come porque nunca para de trabajar.

*

Cuando menos te lo esperas,
sale por pies
del poema
el ciempiés.

*

Del tiempo son caretas
calendarios y agendas.

*

La mano tonta de la envidia
rebusca piojos
en la limpia cabellera de la virtud.

*

¿Por qué se agobian tanto?
¿No ven que están durmiendo
con los ojos abiertos?

*

Desde el fondo del pantano
descuella la flor de loto.
Así surge el amor
ante los ojos.

*

Ladronzuelo de naranjas,
ten cuidado;
a la mínima te saca la escopeta
el aldeano.

*

La palabra, en la voz, como un ave en su nido.

*

De pronto, el mar es un conferenciante inexplicable, ante asistentes inexplicables, dando una conferencia inexplicable en la que explica lo poético como un fenómeno que no debe explicarse. De pronto, sí, el mar se llama Antonio Gamoneda.

*

Ahora que el poeta no hace planes
-es inútil hacerlos-
la musa quiere plan para esta tarde.

*

Espadas que florecen
y flores que se clavan.

*

Hamlet nos pone en un dilema existencial con la “o”, pero eso lo resuelve de manera sencilla una “y” que convierte en afirmación su famosa cuestión, dejándola como sigue:

To be and not to be: that is the affirmation.

Veamos ahora algo relacionado:

Esta mañana que soy, en la ventana que soy, me dice que la luz que soy es la mejor noticia de este día que soy, sin ser yo mañana ni ventana ni luz ni noticia ni día ni mucho menos yo.

*

Jefe y subalterno del poema.

*

Odas en el agua
y olas en la página.

*

Hay miradas que son cartas de amor.

*

Subiendo la escalera
me apoyo en este cuerpo.
(También es mi bastón).

*

Después
de arder
escribe con ceniza.

*

Alma particular
C/ La Nada, s/n
0000 -Todas Partes (Dios)-

*

Un fondo musical
la mística
lectura en bicicleta estática.

*

Correr
solemnemente
detrás de una tortuga enana.

*

Recular al alba
de la noche futura.

*

Tres interludios:
el mediodía
y los crepúsculos.

*

Casita en el monte + Luna amistosa = Un poema chino.

*

Los actores han sido poseídos
por su papel.
                      De ahí tanta tragedia.

*

La vida y la muerte
como un dueto.

*

Tirarse de cabeza
a la piscina de una lágrima.

*

Encendiendo un cigarro en la ventana,
un paisaje marino de Monet
se dispone a contemplar sus olas
como si fueran de otro.

*

En la mano sin nada mira
la flor inmarcesible
de la nada.

*

De repente el suceso
se abre como un cajón
y decide ponerse lo primero que encuentra.

*

Miro el papel en blanco
y lo vacío.

*

Cierro un libro. Y qué misterio:
nunca salgo de este otro
siempre abierto.

*

Ya lo decía el sábado que viene: todo lo que sucede y todo, todo lo que sucederá, ya sucedió.

*

Rayos de sol como pequeños
aprendices de monje
a besar el suelo se arrodillan.

*

¿Tu rostro máscara de nadie?
Nadie también es una máscara.

*

Sólo veo innumerables formas de lo nunca visto.

*

Rebosantes de salud,
las mejillas de las dudas
lechosas que reclaman las agarre
con ternura.

*

Entro en el locutorio del silencio,
llamo al país de lo desconocido
y soy yo quien responde al aparato.

*

A la típica pregunta
trascendente respondiendo
puñados de nieve y rosas.
(Lo santo al silencio imita).