Mostrando entradas con la etiqueta Llámalo texto. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Llámalo texto. Mostrar todas las entradas

lunes

APUNTE SOBRE ROBERT WALSER


                    Leyendo Escrito a lápiz: Microgramas II (1925-1932)


Esto tan suyo, esta prosa lírica (que no poema en prosa) como una suerte de variaciones alrededor de nada en concreto, o como cauce de una frenética actividad cerebral, me parece realmente admirable. No así la legión de mitómanos que su historia personal ha motivado: pertenecen al lado tonto de la literatura; son peliculeros que idealizan, con base en chismes y figuraciones (y a veces en nada), a los artistas un tanto al margen. Pero no importa: Walser los sobrevive sin problemas; su escritura, graciosa paloma, sobrevuela por encima de su cadáver sobre la nieve.

miércoles

AQUELLOS MARAVILLOSOS AÑOS


Cualquiera tiempo pasado / fue mejor, cantaba herido Manrique. Yo no sé si eso es verdad más allá de sus coplas, porque en la nostalgia hay algo de petulancia, pero no cabe duda de que los porteros de fútbol ya no son lo que eran. En mi infancia había dos estilos principales: el de Zubizarreta y el de Buyo. Pero ahora todos parecen haber pasado por la misma escuela. Y ya no se ven chapas tan cómicas:


martes

DOS APUNTES SOBRE EL HAIKU


El patrón métrico 5-7-5, si no contiene el espíritu del haiku, es como un vaso vacío.

*

Al escribir únicamente haikus, como al escribir solo sonetos o coplas, se corre el riesgo de reducir a sistema la poesía. Sobre todo si el poeta recibe elogios y no duda de sí mismo lo suficiente. Entonces puede confiarse, gustarse demasiado, acabar diciendo: ¡Esto funciona! ¡Marchaaando otro haiku! Es comprensible. Pero convertir en fórmula lo que una vez fue hallazgo no es el camino que me interesa.


viernes

CONCENTRACIÓN


Debajo de estas líneas hay una rosa blanca. Si alguien no la ve, se debe a que también es blanca la plantilla del blog. Pero la flor está ahí. Y el secreto está en concentrarse hasta no ver más que rosa blanca.

AMISTAD



Aunque me venda por una miga de pan, es sin duda, como reza el tópico, mi mejor amigo. Tiene una gota de zorro y otra de lobo (aúlla cuando oye campanas) y yo vengo a ser como su lado humano. Perrillo faldero total, si por ejemplo voy a hacer pis, no es infrecuente que me siga y se asome al váter a ver cómo cae el chorrito. Es mi sombra peluda, ¡pero cómo brilla a la luz del sol! Se llama Conqui, por conquistador y por conquense, aunque también responde al nombre de Antonio o Fermín siempre y cuando se le ofrezca comida. Una vez lo vi correr detrás de una mariposa y me inspiró un poema. Un poema algo tonto, en mi opinión. No obstante, cuando se lo leí, me dijo que le parecía muy bien.

TODO UN MAR DE LECTURAS


Este texto es el mar, porque así está estipulado. Y el mar genera, como su propio nombre indica, todo un mar de lecturas: tenemos la lectura del paseante, la del bañista, la del marinero, la del buceador... O incluso la del pez, para quien la vida son los cebos que van a dar a la tierra, que es el morir.