Mostrando entradas con la etiqueta Poemas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poemas. Mostrar todas las entradas

jueves

NUEVO LIBRO: EL POEMA QUE SURGE


Próximamente, la editorial Isla de Siltolá me publicará El poema que surge. Dejo aquí debajo una pequeña muestra de su contenido.

*

AHÍ ESTÁ

Concederte una página
entera para ti sola,
                               humildísima
florecilla sin nombre que has llamado mi atención
en las inmediaciones de la Puerta de Alcalá.

*

PLANES PARA UN DOMINGO VERANIEGO CON LA NOVIA

Ahora que don Amor ya hizo con nosotros,
igual que con dos palos, un fuego no visible,
y que de las cenizas hemos, ducha mediante,
resurgido como el Ave Fénix,
vistámonos con lo primero que encontremos
y, sin más historia, salgamos a la calle,
comiendo algo de fruta,
con la intención de ver tranquilamente, sentándonos
en un banco cualquiera, la Eternidad,
                                                            esa carroza
de cuento
que pasa y se queda, que no deja de pasar, que
moviéndose
se está siempre tan quieta.
Clarividentes, casi
casi se diría que sabios,
                                       veremos
que en su interior nos paseamos como reyes,
saludándonos con la manita
a nosotros mismos, que -fuera- estamos como pobres
mortales de la plebe humana.
                                                Entonces
hablaremos de banalidades trascendentes
(o tal vez al revés)
y compraremos helados, o refrescos,
si nos viene en gana. Sí:
Traten otros del gobierno
del mundo y sus monarquías.
                                               Nosotros,
ciudadanos por un día del famoso poema gongorino
-tú la mantequilla y yo el pan tierno-,
estaremos contentos y tranquilos,
en paz nuestros deseos con los hechos que ocurran.
Qué bien cumpliremos, nena, nuestra misión
de dejar hacer a la Vida,
qué buena arcilla seremos
para sus largos dedos.
Después, si es que Ella quiere,
cuando nos hartemos de estar ahí
iremos a comer un restaurante
-mira en mi cartera, por favor, estoy ocupado-
y, ya en la tarde como abejas en la flor,
a charlar con el río.
                                Allí
atestiguaremos que es dulce su voz
-agridulce, tan sólo, en ciertos tramos de la memoria-
y nos visualizaremos,
como en el estómago de una rana,
en el misterioso país de la Belleza.
No sé, preciosa mía,
si todo esto te parecerá un plan sugestivo
hasta la puesta de sol.
                                   Ésta
podemos contemplarla ya en casa, en la terraza,
discutiendo si cenar coliflor o huevos fritos
o advirtiendo, si cabe, que en el crepúsculo tan sólo es triste
la tristeza que a veces le ponen como guinda
nuestros ojos.
                       Y así, en un plis-plas y prácticamente
sin darnos cuenta, llegará enseguida
la medianoche, habremos sumado un ayer
y restado un mañana, a nuestras espaldas tendremos
un poco más de muerte, pero mirando a la luna
podremos sonreír, seguros de que vale la pena,
a la que aún nos queda por delante.

*

HAIKU

(Invierno, Parque de Ferrera)

Nadan los dos:
el cisne en el estanque,
el frío en mí.

*

¡QUÉ EXTRAÑO GOZO!

¿Cómo es posible,
amor,
que esté escuchando
aquí,
en el silencio,
que esté escuchando
yo,
sin el que escucha,
las seis oscuras cuerdas
de la luz?


COSAS SUELTAS


Mi canasto de frases: mi cuaderno de fresas.


*


Lo peor de todo es no caer en la cuenta de lo mejor.


*


Sólo un valiente reconoce tener miedo.


*



Rey de mi corona y presidente de mi república.

*

Toma un libro de historia.
Tacha los nombres propios
y escribe el tuyo encima.
Verás qué gracia te hace.

*

Entre escribir el día o serlo
elijo
ser el día que se escribe a sí mismo.

*

De sol a sol,
mera ilusión.

*

Es un poeta que al poema -si el viento sopla un verso como una orden- le dice: “escríbeme tú a mí, que soy un poco perezoso, un poco idiota, un poco triste”. Y va el pequeño miserable del poema y coge raudo el bolígrafo y la libreta.

*

El ingenio y el espíritu
unidos
jamás serán vencidos.

*

Eso que todos llaman el vacío,
eso que tantos llenan de palabras,
eso
es lo que te llena plenamente.

*

Lo complicado y lo sencillo, viejos amigos, cantan, borrachos, en la cena de antiguos alumnos del poema.

*

Un auditorio lleno atiende al recitado de un actor que es el mismo espectador sentado en todas las butacas.

*

Negarse a provocar las lágrimas en el lector de buena fe con la cebolla del poema que relata sucesos trágicos.

*

Versos bromistas, formales

(Vuélvase al célebre a la par que desconocido poema Tiene que haber de todo e incrústese ese verso donde se estime conveniente)

*

Hacer memoria
en el olvido
me sabe a gloria.

*

La armonía es así;
tú me das tu gran no,
yo te doy mi gran sí.

*

Una elegía por haber querido componer una elegía tras la muerte de un ser querido y no poder componer más que una elegía por haber querido componer una elegía tras la muerte de un ser querido y no poder.

*

Orgullo y vergüenza
de ser hombre.
Orgullo de mi vergüenza
y vergüenza de mi orgullo.

*

En la plaza de la emoción.

*

Viendo la tele, la palabra poética es explosiva, rica, elegante, famosa que no vende su vida privada -de qué-, sino que come porque nunca para de trabajar.

*

Cuando menos te lo esperas,
sale por pies
del poema
el ciempiés.

*

Del tiempo son caretas
calendarios y agendas.

*

La mano tonta de la envidia
rebusca piojos
en la limpia cabellera de la virtud.

*

¿Por qué se agobian tanto?
¿No ven que están durmiendo
con los ojos abiertos?

*

Desde el fondo del pantano
descuella la flor de loto.
Así surge el amor
ante los ojos.

*

Ladronzuelo de naranjas,
ten cuidado;
a la mínima te saca la escopeta
el aldeano.

*

La palabra, en la voz, como un ave en su nido.

*

De pronto, el mar es un conferenciante inexplicable, ante asistentes inexplicables, dando una conferencia inexplicable en la que explica lo poético como un fenómeno que no debe explicarse. De pronto, sí, el mar se llama Antonio Gamoneda.

*

Ahora que el poeta no hace planes
-es inútil hacerlos-
la musa quiere plan para esta tarde.

*

Espadas que florecen
y flores que se clavan.

*

Hamlet nos pone en un dilema existencial con la “o”, pero eso lo resuelve de manera sencilla una “y” que convierte en afirmación su famosa cuestión, dejándola como sigue:

To be and not to be: that is the affirmation.

Veamos ahora algo relacionado:

Esta mañana que soy, en la ventana que soy, me dice que la luz que soy es la mejor noticia de este día que soy, sin ser yo mañana ni ventana ni luz ni noticia ni día ni mucho menos yo.

*

Jefe y subalterno del poema.

*

Odas en el agua
y olas en la página.

*

Hay miradas que son cartas de amor.

*

Subiendo la escalera
me apoyo en este cuerpo.
(También es mi bastón).

*

Después
de arder
escribe con ceniza.

*

Alma particular
C/ La Nada, s/n
0000 -Todas Partes (Dios)-

*

Un fondo musical
la mística
lectura en bicicleta estática.

*

Correr
solemnemente
detrás de una tortuga enana.

*

Recular al alba
de la noche futura.

*

Tres interludios:
el mediodía
y los crepúsculos.

*

Casita en el monte + Luna amistosa = Un poema chino.

*

Los actores han sido poseídos
por su papel.
                      De ahí tanta tragedia.

*

La vida y la muerte
como un dueto.

*

Tirarse de cabeza
a la piscina de una lágrima.

*

Encendiendo un cigarro en la ventana,
un paisaje marino de Monet
se dispone a contemplar sus olas
como si fueran de otro.

*

En la mano sin nada mira
la flor inmarcesible
de la nada.

*

De repente el suceso
se abre como un cajón
y decide ponerse lo primero que encuentra.

*

Miro el papel en blanco
y lo vacío.

*

Cierro un libro. Y qué misterio:
nunca salgo de este otro
siempre abierto.

*

Ya lo decía el sábado que viene: todo lo que sucede y todo, todo lo que sucederá, ya sucedió.

*

Rayos de sol como pequeños
aprendices de monje
a besar el suelo se arrodillan.

*

¿Tu rostro máscara de nadie?
Nadie también es una máscara.

*

Sólo veo innumerables formas de lo nunca visto.

*

Rebosantes de salud,
las mejillas de las dudas
lechosas que reclaman las agarre
con ternura.

*

Entro en el locutorio del silencio,
llamo al país de lo desconocido
y soy yo quien responde al aparato.

*

A la típica pregunta
trascendente respondiendo
puñados de nieve y rosas.
(Lo santo al silencio imita).


LA LUNA EN LA PUNTA DE LA LENGUA: CUATRO POEMAS



MIRLO

¿Dónde canta ese mirlo?

Dan ganas de meterse en hipotecas
a medias con su música.

Me asomo a la ventana.
No veo al pájaro en ninguna parte
y en todo lo estoy viendo.

Todo canta.
Todo es mirlo de pronto.
Todo, nada, tan negro.

*

DESVÁN

En un estuche
del colegio
me encuentro el patio.
En el patio
un amigo muerto
ofreciéndome una onza de chocolate.
Cuando voy a morder
es un suspiro
lo que me llevo a la boca.

*

VISIÓN NOCTURNA

El grillo calla.

Se ha fundido
en un abrazo
inmenso
con esa estrella.

*

EL MAESTRO DAO FU SE SACA OTRO POEMA DEL BOLSILLO

Cuando era joven
me defendía como un erizo.
Hoy en día, más joven,
me defiendo como una flor.

MÚSICA, RELIGIÓN Y GIMNASIA: CUATRO POEMAS


SUPERACIÓN

Como un gimnasta que salta al potro
liberarme de mí,
superarme a mí mismo,
sordo
tras el canto
del ruiseñor.

*

PIES DE ARENA

Mojándome los pies
en la orilla del mar,
las olas
             -son palabras-
me dicen que es el mar

quien se moja los pies.

*

ARTES MARCIALES

Si el odio entra en nuestra casa,
usemos las artes marciales del amor.
Démonos por vencidos
y el odio se dará por vencido.
Esto mismo
funciona ante la muerte:
aceptarla es vencerla
más allá de la derrota.

*

EN EL FONDO EL AMOR

El poema es el concierto de las luces y las sombras
El concierto de las luces y las sombras es el templo
templo en ruinas
                            donde cumplo penitencia
                            (he de hacer flexiones
                             a la vez que canto
                             con el tallo de la rosa entre los dientes
                             toda la santa mañana)

El país del poema es el Aquí
así en la China como en el bar de la esquina

El siglo del poema es el Ahora
antes mientras después de quitarte el tanguita de Piolín

El poema
el poema despega
Es un avión también
                                  Despegar
            y ser uno quien está en el avión y la tierra que queda
                               hay que vivirlo
                               hay que sufrirlo
                               hay que gozarlo
                                      para aterrizar
                                          a tus anchas
                                              en el campo
                                                  de tomates
                                                                                   del cielo

Pero tú vives llena de inquietudes domésticas
y no debes pensar jamás en el poema
(y quien dice poema dice ascensor o joya
entre otras palabras que no escribo
para besarte suavemente en el flemón)

EL GORRIÓN PASA PÁGINA CON EL PICO: CUATRO POEMAS


MEDITACIÓN ANTE EL PAPEL EN BLANCO

1

Ante el papel en blanco
no está el poeta:
está el papel en blanco.

2

No es la ciega mano
la que agarra el lápiz:
es la vida entera.
Y con todo escribe.

3

Como pollo del huevo
nace el poema
del papel en blanco al que se asomó la mirada
con la Idea platónica de la gallina.

No preguntará jamás
si es anterior o posterior al huevo.
Y habrá en su cacareo
el contento profundo de los pollos futuros.

*

POEMA PARA REGALARLE A LA NOVIA

De tu nombre
un ramito:

estas flores del cielo
de la boca
al decirlo.

*

REFLEJOS

Cuenta la leyenda que Li Po se ahogó al caer de su barca, beodo y pletórico de melancolía, intentando abrazar el reflejo de la luna en el estanque. Pero las leyendas sólo son eso: leyendas. En realidad, fue el reflejo de Li Po el que se ahogó intentando abrazar el reflejo de la luna. El verdadero Li Po...

*

DESDE LA MONTAÑA

1

Me vine a la montaña
para escribir unos poemas.

Y la montaña los escribe conmigo.

2

Contemplando el paisaje de montañas y nubes,
veo una borrosa fotografía
del paisaje interior.

Hay movimiento en esa imagen:
mi cuerpo me saluda con la mano,
mientras que las nubes se van.

Y la fotografía desaparece
y queda, afuera,
el paisaje interior de montañas y cielo despejado.

3

Dentro de aquella cabra
mi alegría, como ella, salta.
Dentro de aquella cabra
está escondida la montaña.

4

Qué grato que me invada
invisible la esencia que me ve
haciéndome sentirme respirado
en estos aires puros que respiro.

5

Las montañas, el cielo despejado, aquella cabra y yo.

Todos a una
diciendo amor
sin decir nada.

6

Al llegar a la cumbre
qué sorpresa
encontrarme a mí mismo
esperando sentado mi llegada.